Edra Soto, artista y co-director de The Franklin, Chicago

traducido por Libia Bianibi Lopez Mateos Cortes

entrevista y escritura por: Mev Luna / traducido por: Libia Bianibi Lopez Mateos Cortes
original, English-language version available HERE

 edra-soto_2016

from Relocating Techniques, 2016 by artist Edra Soto

Recientemente nombrada dentro de las mejores artistas de Chicago Newcity’s “Art 50”, Edra Soto está por todos lados. Este año que viene puedes ver su trabajo aquí en Chicago en Sector 2237, El Club de Artes de Chicago, Galerías UIC, y el Museo de Arte Contemporáneo. Fuera los límites de nuestra ciudad, el trabajo de Soto se muestra en el Museo de Arte Pérez en Miami, y el Museo de Historia, Antropología y Arte, la Universidad de Puerto Rico.

Como sugiere el título de las series continuas de Soto, GRAFT, ella reúne una variedad de artistas, colaboradores, la comunidad y educación, sosteniendo todos estos elementos con una fuerza – su práctica.

orange double square

MEV LUNA: Tienes una práctica muy dinámica que se da en la curaduría, diseño, performance e instalación. ¿Podrías hablar de eso?

EDRA SOTO: Tengo una práctica que hila el ser organizador y creador. Busco ser inclusivo en mi práctica artística personal y el trabajo curatorial es una consecuencia de hacer esto. Por ejemplo, a The Franklin, mi galería y espacio de proyectos, lo considero como parte de mi práctica. Buscaba crear un lugar donde la gente pudiera congregarse y juntar diferentes disciplinas, pero supongo que soy, como tú lo dirías, alguien que tiene distintos roles. ¡Ese sería yo!

ML: Lo que también he escuchado es que no los ves como algo separado, ¿es cierto esto?

ES: No son muy distantes, no. Creo que me permiten nutrir diferentes comunidades que eventualmente podrían ser parte de una unidad o proyecto. Es una manera de forjar relaciones.

ML: Empecemos con The Franklin.

ES: Está bien porque siento que todo comenzó con The Franklin aquí en Chicago. Yo ya tenía una práctica en la cual intentaba ser inclusiva, unir gente a través del performance o de instalaciones interactivas, pero entonces The Franklin se convirtió en algo que consolidó todas esas ideas. Cuando estaba en el School of the Art Institute, hice un proyecto llamado I Love Chicago Project que se dirigía a la relación con el clima y otras cosas que eran nuevas para mi. Me permitió invitar gente de distintas disciplinas a venir a mi instalación y presentarse, así que hice un tipo de espacio teatral, adopté un personaje –una cabecilla– y usé leones de cerámica decorativos para aludir a la institución (SAIC). La idea se me ocurrió después de estar caminando un año aquí en la escuela, de estar aprendiendo acerca de distintas disciplinas y de conocer artistas. Mi meta era mostrar su trabajo dentro del mío, así que creo que esa pieza fue el inicio de The Franklin o de la idea de juntar distintas disciplinas en un espacio.

ML: ¿Cuándo empezaron tú y Dan Sullivan The Franklin?

ES: Empezamos el espacio en el 2012, para entonces, mi esposo me había ayudado con algunas de mis instalaciones. Me acababan de invitar a hacer una exposición en la Northeastern Illinois University, me dieron un año para prepararme y me dijeron que podía hacer lo que yo quisiera, así que le dije a Dan “creo que es hora de que colaboremos como socios intelectuales. Una colaboración en la hablemos de nuestras ideas, cómo las podemos ejecutar juntas y lo que significa para nosotros”. Primero hablamos de cosas que no eran tan prácticas, como hacer una instalación gigante de algún tipo, pero yo, después de hacer tantas instalaciones que luego tienen que ser almacenadas o recicladas, no disfruto esa parte de hacer arte. Le dije que realmente quería crear algo que pudiéramos quedarnos, que debería ser práctico de cierta manera.

Siempre le insistía en hacer un espacio para exposiciones dentro de nuestra casa pero eso no lo hacía feliz. Me decía “¡De ninguna manera! No vamos a tener nuestro espacio cambiando y obstruido constantemente. No tendremos privacidad”. Pero tenía esta ansiedad, realmente quería hacer un espacio que juntara artistas. Eventualmente, después de hablarlo más, decidimos que el patio trasero sería un gran lugar porque se queda afuera. De todas maneras habría la opción de que la gente viniera, viera la casa y nuestra colección.

Sucede que tenemos una colección de arte que es el resultado de nuestras relaciones con todos estos artistas a lo largo de los años. Como The Franklin, que es un resultado de todas esas relaciones y la influencia de haber empezado mi carrera en la escena liderada por artistas aquí en Chicago. Había tantos espacios alternativos que me dieron oportunidades de hacer exposiciones… Eventualmente tuve un exposición en el Museum of Contemporary Art  y esa validación me hizo darme cuenta de la importancia de estos espacios alternativos. Estos lugares enormes pueden promover tu trabajo y permitirte hacer lo que quieras, crear lo que quieras. Realmente no tienes que configurar nada, no tienes que hacer un producto, así que hice muchas cosas que eran divertidas, prácticas y como yo quisiera. También entendí el valor de la independencia, ese es el tipo de espacio en el que pienso cuando pienso en The Franklin. Es un lugar en donde tienes restricciones pero grandes libertades, pienso que las limitaciones vienen principalmente del tamaño del espacio, pues no es grande, pero sí tienes paredes y hasta pueden ser derribadas para crear un espacio con un carácter diferente. La manera en que The Franklin funciona, lo maleable que el espacio puede ser, todo eso, fue parte del diseño.

The Franklin, exterior; photo courtesy of Sandra Brewster

The Franklin, exterior; photo courtesy of Sandra Brewster

ES: Cuando concebí a The Franklin, sentí que tenía la ventaja de haber participado en muchos tipos de modelos alternativos, así que cuando se trató de hacer el mío tuve todos esos ejemplos. Para mí, las preguntas que necesitaban responderse eran ¿qué podemos hacer que sea una contribución a esta escena? Tenía que considerar ¿qué ha sido establecido ya? ¿Cuáles son todos los tipos de modelos que hay y qué podemos crear que contribuya en vez de repetir? Así que pensamos en el elemento del aire libre, no hay tantos lugares al exterior, ¿sabes? Con el tipo de clima que tenemos [risas] es un reto, pero también es muy interesante. Es único, es propio de la ciudad, todo el mundo sabe que es temperamental.

ML: ¡Ah, si! Aunque está afuera, el espacio de la galería sigue estando dentro, ¿no?

ES: Si, definitivamente. Tenemos un techo, un sistema de ventilación y seis paredes. Los muros y el tejado ayudan a mantener la integridad de la obra que está adentro, pero creo que los artistas realmente deben considerar el estar al aire libre cuando exhiben en The Franklin. También es algo que puede ser explorado en su trabajo, y con suerte es un elemento adicional que quizá motive nuevas ideas.

ML: ¿Puedes hablar un poco más de eso y de tu práctica curatorial de acuerdo a cómo se relaciona con los artistas que has conocido?

ES: Creo que es importante hablar de eso porque definitivamente se trata de las relaciones que he forjado, pero creo que debo señalar que no son necesariamente amigos, porque hay todo tipo de relaciones. Hay colegas, artistas que admiro, artistas que quiero que sean parte del proyecto y a quienes invito, artistas que se acercan a mí y mandan sus propuestas. No hago convocatorias ni pongo anuncios o algo así, sólo lo dejo ocurrir. Quiero trabajar con la gente que está interesada y que les gustaría involucrarse. Quiero que el artista sepa en lo que se está metiendo, que entienda nuestra filosofía, nuestra intención y que venga a nuestro espacio. Queremos apoyar un amplio espectro de prácticas.

Una de las maneras a partir de las cuales construyo la comunidad es con residencias. Es una manera excelente de conocer nuevos artistas de distintas ciudades y lugares. The Franklin me ha permitido traer uno o dos artistas a quienes conocí de esa manera. Veo a The Franklin como una manera de mantener una conexión con todos estos distintos tipos de relaciones que he construido a lo largo de los años. Es una buena manera de albergar a un artista y apoyar sus proyectos.

ML: Absolutamente. Creo que hay mucho valor en la manera en la que los artistas se apoyan mutuamente. Mucho puede crecer a partir de relaciones de larga duración ¿no? Realmente puede ser: “Oh, estaba aquí y estábamos trabajando en esto y eso cambió a este otro proyecto que está aquí ahora”. Esa fluidez le cede a las relaciones y a la obra un nivel de profundidad y otorga más espacio para la experimentación, ¿sabes?

ES: No sólo eso pero imagina que sólo exhibiera el trabajo de artistas locales, entonces sólo sería eso. Sería algo local, pero puede ser mucho más porque ese es el tipo de carrera que estoy cultivando para mi así que también es el perfil que quiero que tenga The Franklin, que sea ese tipo de espacio donde hay todos estos artistas en distintos niveles de sus carreras. También pienso que lo hace más deseable a artistas que tienen una práctica seria, para considerarlo como algo que le da a su obra una plataforma valiosa. Ha requerido de esfuerzo de mi parte hacer que gente genial venga, y eso empieza a definir el tono –¡wow! Esto está ocurriendo aquí–. Somos serios, realmente lo somos. Queremos apoyar todo tipo de arte al mismo tiempo, queremos que la gente entienda que hay un trasfondo serio aquí. Lo hacemos porque lo amamos y queremos pensar que esto puede existir en cualquier lugar y que los artistas también tienen control sobre esto.

dominodomino_edra-soto-ny

Dominodomino, 2015 installation, by Edra Soto and Dan Sullivan

 

dominodomino_edra-soto-nyc-jpg

Dominodomino, 2015 installation, by Edra Soto and Dan Sullivan

ML: Creciste en Puerto Rico y estudiaste arte ahí, ¿qué fue de Chicago que te mantuvo aquí? Estoy realmente interesada en artistas de la diáspora latinoamericana y la pregunta ¿qué significa irse? ¿Qué significa regresar? Es un proceso que puede ocurrir en una o muchas generaciones, así que siento curiosidad de cómo te relacionas con eso.

ES: Puedo comenzar con mi relación con Puerto Rico. Crecí ahí y cursé la primaria y la preparatoria en una escuela católica y creo que eso me ha influenciado mucho. Lo que se relaciona con el formato de la iglesia –la congregación, la simetría arquitectónica, la puesta en escena de los eventos– siento que todas estas cosas están directamente relacionadas con mi práctica. Definitivamente no tenía nada que ver con estar indoctrinada. Hay cosas que se ven y se sienten bien ¿sabes?, luego está la realidad de esas cosas. La terrible realidad de la Iglesia es tan embarazosa y horrible que no quiero asociarme con eso. Después de la preparatoria asistí a la Escuela de Artes Plásticas de Puerto Rico y me enamoré con ese lugar. Poco después fui representada por una galería comercial y luego gané una beca de investigación para artistas puertorriqueños para que viajara y viviera en París por un año. Ese tiempo fue increíble y cuando regresé me di cuenta que Puerto Rico no era el último lugar en el mundo para mi. A través de la galería conocía otro artista que ellos representaban, Arnaldo Roche, y me dijeron que el había ido al Art Institute y que debería ir ahí.

Por lo que se refiere a Puerto Rico, creo que nunca fuimos 100 % compatibles. Admiro mi cultura y creo que tengo más apreciación por el mundo ahora que lo solía tener, pero siempre me dio curiosidad el mundo de afuera. Tanto como amo y odio Puerto Rico en algunas partes, sabía que me tenía que ir. Realmente encontré un hogar aquí.

ML: ¿Qué fue lo que lo convirtió en un hogar?

ES: Creo que fue el darme cuenta que podía moverme por la ciudad con facilidad, por tren o automóvil. También pude entenderme como un artista. Chicago me proveyó con todas estas opciones que sentí que tenía al ser una persona que quería iniciar ideas, o que quería moverme fuera de la red de lo normal. Nunca perseguí una carrera comercial después de tiempo en Puerto Rico con la Galería Botello. No es en lo que he enfocado mi energía, la he puesto en proyectos que cumplen con lo que yo quiero decir, que tienen un vínculo con la vida real. También tengo un gran interés en la educación a través del arte, así que tenía sentido enseñar porque creo que es una manera muy importante de transmitir lo que ha sido significativo para mi. Creo que mi trayectoria como artista ha cambiado de muchas formas, ahora siento que estoy en un cierto tipo de encrucijada en la cual no se qué va a pasar. Lo único que se es que quiero continuar con mi carrera artística.

El primer año que completamente dejé de trabajar para otras personas, nunca había trabajado tan duro. Esto es un camino muy difícil, estoy segura de ello porque no sólo depende de ti –depende de muchos factores–, y no creo que puedo escapar de ellos, de una manera u otra.

tropicalamerican-ii_edra-soto

Tropicalamerican II, 2014 by Edra Soto

ML: Me gustaría escuchar más de tu práctica actual y tus proyectos más recientes. ¿En qué estás trabajando?

ES: Hay un proyecto llamado GRAFT que exhibí recientemente en Nueva York. He hecho varias iteraciones de este proyecto, el primero ocurrió en Terrain, aquí en Oak Park. Después de eso me hallé muy interesada en expandir el proyecto. Ahora incluye un componente literario y creo que el siguiente paso será crear una  banda sonora que sea parte del proyecto. GRAFT fue instalado de abril a mayo pasado en un espacio llamado Cuchifritos. Es una espacio de exhibición sin fines de lucro en el barrio neoyorquino Lower East Side que es parte del Artists Alliance. La exhibición fue muy importante para mi porque vi ese espacio en el 2000 cuando estaba en Skowhegan, hice un viaje a Nueva York y pude visitar ese espacio. Estaba fascinada con el hecho que estaba en un mercado –una galería de arte contemporáneo dentro de un mercado me asombró mucho-. Así que esperé a tener el proyecto correcto para aplicar. Como parte de ese proceso tenía que incluir a un curador que me fuera a apoyar, así que invité a Albert Stabler, quien es el curador de la exposición White Feelings que se presentará en The Franklin en agosto del 2016. Él estuvo viviendo en Chicago durante mucho tiempo, escribiendo para distintas publicaciones, incluyendo a Newcity. Se mudó a Urbana para hacer su doctorado e incluso ahora hemos seguido colaborando.

GRAFT también será un exposición en Sector 2337, que es el espacio de proyectos de  Caroline Picard aquí en Chicago, en la Avenida Milwaukee. Caroline siempre ha apoyado mi trabajo y al proyecto, ella produjo la publicación para GRAFT. Este proyecto es muy cercano a mi hogar, estoy usando las rejas, las vayas de Puerto Rico, en esta obra y estoy hablando de su historia y simbólicamente trasplantándolas de Puerto Rico a territorio americano.

soto_edra_9

from Say Everything, 2014 by Edra Soto

ML: Me encanta ese gesto. Suena como parte de tu práctica, no sólo a través de The Franklin y de tus actividades curatoriales, pues tu trabajo también es colaborativo e incluye gente con la que estás conectada.

ES: Si, eso es lo que ha ocurrido. Aprendí a como ser el artista que quiero ser al permitir que las cosas ocurran; al ser persistente con lo que quiero hacer, con lo que quiero decir y no dejarlo ir. GRAFT ha sido uno de los primeros proyectos en el que me dije, “ok, quiero continuar haciendo esto” y me pregunté “¿cómo voy a expandir este proyecto?” Las partes que he ampliado se sienten muy lógicas para mi y me permiten incluir a gente que conozco, que son importantes y que son reales en mi vida. Un contribuidor a la parte literaria de GRAFT es mi cuñado, Andy Sullivan, un escritor político y periodista. Es un hombre muy inteligente y me siento muy afortunada que sea parte de la familia. Cuando estaba trabajando en GRAFT, se me ocurrió que nosotros, Puerto Rico, tenemos una situación política muy difícil en estos momentos. Le dije sobre el proyecto y escribió un hermoso texto para él, muy gracioso, muy inteligente. Así que si, estoy muy orgullosa de este proyecto y de las distintas partes y contribuciones.

ML: ¿En qué más estás trabajando?

ES: Bueno, me acabo de tomar un año para hacer PRESENT STANDARD, una exhibición en el Chicago Cultural Center. Juntó a 25 artistas de descendencia latinoamericana en Chicago. La curaduría de esta exposición la hice con Josue Pellot. Nos invitó el Chicago Cultural Center a través de la conferencia Latino Art Now! que es un evento nacional patrocinado por el Smithsonian. Me sentí muy afortunada de haber sido invitada a esto porque fue en el momento oportuno. He estado en Chicago más de 15 años y he visto las carreras de mis colegas artistas evolucionar hasta alcanzar visibilidad nacional. Es increíble que en estos momentos algunos de ellos están en una posición tan increíble. Me siento muy afortunada de estar en una posición en la que puedo decir “tú y tú y tú, ¡tienen que ser parte de esto!”, y que respondan “¡si, absolutamente!” Es un sueño vuelto realidad para cualquier curador. Qué gran oportunidad para mi, como artista, juntar todas estas personas que conozco, y algunas que no pero que encontré al estar buscando un balance entre los distintos tipos de prácticas. El que un grupo de personas en las que pienso, que este grupo de artistas hayan alcanzado ese tipo de visibilidad, es un momento ideal para mí.

 

soto_present-standard

Present Standard, Edra Soto interview with WTTW Chicago Public Media, 2016

  • traducido por Libia Bianibi Lopez Mateos Cortes

    Edra Soto:
    http://edrasoto.com/home.html

    Libia Bianibi Lopez Mateos Cortes:
    https://engage.saic.edu/organization/SUGs/calendar/details/1129774
    https://www.facebook.com/events/343493976000235/

    Mev Luna:
    http://www.saic.edu/profiles/featuredstudents/performance/mevluna/
    www.mevluna.com